Lo peor que puede pasar es que te la pases muy bien en unas vacaciones difíciles de repetir, y que tengas mucho que contar.

 

Por Mauricio Chami.

 

En nuestro último viaje a Río Lagartos la pasamos de maravilla. Aquí va mi comentario como una invitación a correr el riesgo.

 

Muchas veces visitamos Cancún, Tulum, Playa del Carmen y otros destinos que son de calidad mundial y que difícilmente serán menos que grandiosos viajes; esto es un tiro seguro y de alto costo también.

 

Sin embargo podemos renunciar a tanto confort y probar algo diferente, como a hoteles de lujo, tours donde el propietario de la lancha es quien te lleva, alimentos donde los dueños están presentes asegurándose que recibas la mejor atención.

 

Es obvio que el hotel no será igual al de las grandes cadenas; pero están limpios, con lo básico y probablemente encuentres más placentero sentirte como en tu casa. También puede ser que el restaurant no tenga las costumbres internacionales, pero lo compensan con el ambiente y la calidad del servicio. Y ni qué decir del buen sazón que tienen.

 

Además, saber que cada peso que gastas se quedará en familias de la zona, aumentando sus probabilidades de éxito.

 

Para mí fue maravilloso y creo que todos los que fuimos opinan lo mismo.

 

 

PLAN RIO LAGARTOS CON PERNOCTA                       

DIA 1

 

Salida de Mérida 9:00 am. El viaje en auto dura dos horas y la mejor manera es saliendo hacia Tizimín y doblando a la izquierda antes de llegar a este municipio.

 

Lo primero que encontrarás antes de llegar al entronque (donde escoges Río Lagartos, San Felipe o Las Coloradas) es la Granja de Cocodrilos Itzamkanac. El costo es de 50 pesos por adulto y los niños menores de 10 no pagan.

El recorrido dura media hora a una hora, dependiendo de lo curioso que seas y el tiempo que quieras pasar viendo a los cocodrilos.

En esta actividad puedes ver a los lagartos en sus varias etapas de crecimiento y los puedes cargar, alimentar y conocer un nido. No son salvajes, aunque claro que da un poco de temor. La granja cuenta con baños y palapa. Vale la pena.

 

De ahí decidimos ir a comer a San Felipe. Comimos en Vaselina (así le dicen al dueño y es el lugar más conocido), gastamos no más de 450 pesos en promedio por familia (papá, mamá y dos niños). Comimos bastante bien y pudimos ver las pintorescas de madera de diferentes colores.

 

Después nos fuimos directo a Las Coloradas donde las charcas de agua “salmuera” generan un color rosa que es increíble para las fotos y para la vista. Es una experiencia muy agradable, además aprendes cómo se forma la sal.

 

Ojo, no te puedes bañar ahí. Está prohibido pues son terrenos de la salinera, además de ser peligroso por la altísima concentración de sal y hay vigilantes que cuidan que no te pases de ciertas zonas.

 

Si eres aficionado a la fotografía, no te puedes perder la oportunidad de tomarle fotos a las blanquísimas montañas de sal de la salinera.

 

Regresamos y nos hospedamos en el hotel Ría Maya Lodge, el dueño se llama Diego y nos dividimos las cuatro familias: dos se quedaron frente a la ría y otros dos nos fuimos a unos cuartos que están a unas calles.

 

Nos preparamos para un primer tour nocturno para ver cocodrilos.

El costo aproximado fue de $1,800 pesos por lancha de seis personas; pueden ser más si las personas son niños. La noche negra, las estrellas y la emoción de ver un cocodrilo ahora sí en su hábitat y salvaje, fue muy tranquilo y emocionante a la vez.

La parte más emocionante fue cuando unos pescados brincaron dentro de la lancha, por la oscuridad no sabíamos si eran cocodrilos o pescados. Mientras descubríamos que eran pescados, el terror se apoderó de los niños por unos segundos, después todo fueron risas.

 

Al regreso compramos pizza en el centro y nos fuimos a una gran mesa que está en los cuartos de la “Villa” o casa de huéspedes. La pasamos muy bien con bebidas espirituosas, hielo y todo lo que llevamos para los adultos. Los niños organizaron una especie de pijamada desastrosa que los hizo muy felices.

 

DÍA DOS

Nos levantamos tarde, pero el tour ($1800 entre 6) que contratamos no estaba limitado en horas, así que el recorrido fue básicamente ir a ver flamencos, pelícanos, águila marina, gaviotas y por supuesto cocodrilos.

Pagamos aproximadamente $1,800 pesos entre seis personas.

 

Un águila marina nos regaló la escena de verla bajar y pescar alimento con sus garras. Recomiendo mucho comparar pescados grandes para alimentar a las aves grandes; también vimos como un pelícano se acomodaba para comer el pescado que atrapó.

 

Antes de concluir este del recorrido, nos dimos un baño maya que consiste en meterte en agua saladísima, que cuando sales te pica la piel de todo el cuerpo pero te untas una arcilla que no apesta, no raspa y gracias ella ya no te pica el cuerpo.

 

Al final comimos en Pericos; misma historia que Vaselina: delicioso abundante y a buen precio.

 

Nos bañamos, salimos del hotel y nos fuimos directo a Mérida aproximadamente a las seis después del atardecer. Considero que entre hotel y paseos te gastaras de $3 mil a $4 mil por familia, esto por dos días ya con tours, hotel, comidas, etcétera.