Consumir pescado es algo más que un patillo, es valorar el esfuerzo de los hombres y mujeres que viven del mar.
Toneladas de pescado se mueven diariamente de un muelle a otro. Del mar a tu mesa. Y de Progreso, hacia el mundo.