Por Karen Utrera.

 

El domingo anterior al día de asueto de febrero, tenía muchas ganas de hacer algo diferente. Entonces les mandé mensaje a algunos amigos para organizar una salida, no muy lejos de Mérida; pero que nos garantizara un día diferente.

 

Para salir de la rutina, entre todos propusimos algunas opciones y descartando, finalmente decidimos visitar Uxmal. Salimos de Mérida aproximadamente a las 9:00 de la mañana. Llegamos a las 10:20 am. Hicimos una parada en la gasolinera y compramos algunas botanas.

 

Al entrar en la zona arqueológica no podíamos dejar de asombrarnos con la primera construcción: la pirámide del Adivino. Es muy alta, tanto, que teníamos que voltear al cielo para verla.

La zona en general es muy grande, no sabíamos por dónde empezar. Lo padre de aquí es que nos pudimos subir a las edificaciones, pasamos de un lugar a otro ya que algunas están conectadas.

La arquitectura de este lugar es verdaderamente hermosa; pero creo que lo más sorprendente es que el sitio está impecable a pesar de todos los años que ya pasaron.

Por muchas razones Uxmal es una excelente opción de visita para un fin de semana. Lo recomiendo ampliamente y recuerden siempre cargar una botella de agua porque es mucho lo que van a caminar.

Por lo pronto, mis amigos y yo ya estamos planeando cual será nuestro siguiente destino por visitar.