Por Delta López

Visita al Museo del Fundador Francisco de Montejo

 

 

Los museos siempre me han conmocionado. El hecho de admirar e imaginar ciertas épocas atrás,  en donde el estilo de vida de las personas solía ser diferente a la actual, me hace creer lo maravilloso de las vivencias de nuestros antepasados.

Uno de los museos que siempre ha cautivado mi interés de visitar es la Casa del Fundador de Yucatán, Francisco de Montejo. Sin pensarlo más y atrasar el plazo para aventurarme, decidí ir sábado por la mañana y conocer la residencia que habitó.

Desde la entrada, es notoria la belleza de esta casona; el estilo renacentista de la construcción es asombroso. Para dar inicio al recorrido me adentré a conocer este sitio. Los muebles que adornan cada una de las secciones son traídos de diversas partes del mundo: China, Italia, y Francia por mencionar algunos. Cada detalle que conforma la decoración es hermoso. Se exponen artículos que solían usarse en el día a día de las personas del siglo XIX, encontrando vasijas, jarrones con diseños únicos de china, muebles elaborados con madera de caoba y pino, libreros, candelabros de bronce, entre otros.

Sin duda alguna, el salón comedor fue el que más me impresionó; está construido de madera. Los objetos que conforman el juego de vasija son de plata y porcelana traída de china. Además de tener una cristalería asombrosa, el tamaño del comedor creado con madera de pino y detalles de estilo victoriano es espectacular.

El museo fue propiedad familiar por más de 300 años y posteriormente paso a manos del Fomento Cultural Banamex, es por eso que aún se resguardan tesoros familiares y objetos traídos de diferentes partes del mundo.

La entrada es gratuita a todo el público, por lo que conocerlo es algo que no debes dejar de hacer, durante tu visita a Yucatán.